miércoles, 28 de septiembre de 2011

Oliverio Girondo - Llorar a lagrima viva

LLORAR A LÁGRIMA VIVA...
Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas
y los puertos.
Llorar de amabilidad
y de amarillo.
Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas
y los paseos,
y salvarnos, a nado,
de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología,
llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.
Atravesar el África,
llorando.
Llorar como un cacuy,
como un cocodrilo...
si es verdad que los cacuíes
y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo,
pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.
Llorar de amor,
de hastío,
de alegría.
Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

sábado, 17 de septiembre de 2011

Renée Vivien - Los árboles

En el azul de abril, en el gris del otoño, Los árboles poseen una gracia inquietante. El álamo en el viento se retuerce y se pliega Cual cuerpos de mujer trémulos de deseo. Su gracia es un desmayo de carne abandonada Y murmura su fronda, al soñar se estremece, Se inclina, enamorada de las rosas del Este. Lleva el olmo en su frente una corona pálida. Revestido de claro de luna plateado, El abedul deshila su cambiante marfil Y plasma palideces en las sombras inciertas. El tilo huele a ásperas y oscuras cabelleras. Y desde las acacias de lejana verdura Divinamente cae la nieve del perfume.

Leopoldo Lugones - Un fenómeno inexplicable

viernes, 2 de septiembre de 2011

John William Polidori - El vampiro

Redes - El poder de las redes sociales

Si fuéramos conscientes de que nuestras acciones y actitudes influyen, no solo a nuestro entorno más cercano, sino a miles de personas cada día, sin duda nos detendríamos más antes de tomar una decisión o de adoptar un comportamiento.